La delgada línea roja (1998) de Terrence Malick

Opinión/miniguia/nota:

80/100

Ficha técnica:

Sinopsis:

El ejército estadounidense deberá desembarcar para relevar a los marines y asegurar la isla de Guadalcanal enfrentándose a la feroz resistencia de soldados del Ejército Imperial Japonés presente en campamentos militares y búnkers.

Every man fights his own war.

Kingsman: Servicio secreto (2014) de Matthew Vaughn

Opinión/miniguia/nota:

72/100

Ficha técnica:

Sinopsis:

Colin Firth es un veterano agente secreto que toma bajo su protección a un joven descarriado (Taron Egerton) para convertirlo en la élite de los agentes, un KINGSMAN.

Golpe en la pequeña China (1986) de John Carpenter

Opinión/miniguia/nota:

71/100

Ficha técnica:

Sinopsis:

Jack Burton es un camionero fanfarrón que se gana la vida transportando mercancías a Chinatown desde San Francisco. En una de sus entregas y su posterior estancia jugando al mahjong para conseguir algunos dólares, le gana una gran cantidad de dinero a Wang Chi (Dennis Dun). Este le convence para que le lleve al aeropuerto a recoger a su prometida Miao Yin, tras lo cual le entregará el dinero que le debe. Cuando Miao Yin es secuestrada por unos gángsters chinos, Jack se verá envuelto en una gran aventura para rescatarla.

Adventure doesn't come any bigger!

Prometheus (2012) de Ridley Scott

Opinión/miniguia/nota:

69/100

Ficha técnica:

Sinopsis:

En 2089, los arqueólogos Elizabeth Shaw (Noomi Rapace) y Charlie Holloway (Logan Marshall-Green) descubren un mismo mapa estelar en escrituras de varias antiguas culturas sin contacto entre ellas. Eso se interpreta como una invitación de los precursores o diseñadores de la humanidad, sus «Ingenieros», a visitar un sistema planetario que aparece en el mapa. Peter Weyland (Guy Pearce), el anciano fundador y dueño de la Corporación Weyland, reúne fondos para la creación y lanzamiento de la nave científica Prometheus y viajar hasta la luna distante LV-223, la única habitable en el sistema planetario del mapa.

The search for our beginning could lead to our end